El plástico, que pesa el equivalente a mil millones de elefantes, se ha creado desde la década de 1950 y la mayoría ha terminado en vertederos, con solo el 9% de los residuos plásticos reciclados. Este material ha hecho posible muchas comodidades de la vida moderna, pero está contaminando nuestro océano con un estimado de 8 millones de toneladas métricas de plástico que entran al océano a nivel mundial cada año.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecieron un camino para lograr la eliminación de la pobreza para 2030. El número 14 se enfoca en la necesidad de prevenir y reducir significativamente la contaminación marina, principalmente de las actividades terrestres, para 2025. Miles de millones de personas en todo el mundo, especialmente los más pobres dependen de un océano saludable para proporcionar empleos y alimentos. No podemos ponerle fin a la pobreza extrema sin un océano sano.

Como Global Citizen, sabes que tus acciones y tus elecciones tienen un impacto increíble en el mundo. Por eso te pedimos que tomes medidas prácticas para garantizar que los desechos plásticos no terminen en el océano, reutilizando, reciclando y reduciendo el consumo y desperdicio de plásticos.

Las empresas y los líderes gubernamentales también deben hacer su parte. Pídeles a los gobiernos locales y nacionales que se unan y tomen medidas para fortalecer la gestión de residuos, respaldar las iniciativas locales de Cero Desechos y respaldar iniciativas globales como PROBLUE, una nueva asociación del Banco Mundial con múltiples donantes que aborda la contaminación marina y apoya el uso sostenible de los recursos marinos y costeros. 

Pídele a los líderes empresarios y corporativos que reduzcan el plástico en sus empaques, utilicen materiales renovables y reciclables y se unan y apoyen coaliciones como la Plataforma de Acción de Negocios Sostenibles del Océano del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Juntos, podemos proteger nuestro océano y asegurarnos de que continúe proporcionando empleos, alimentos e impulsando el crecimiento económico para una población en crecimiento.