Como el quinto emisor de gases de efecto invernadero a nivel mundial y siendo la deforestación la causa principal de sus emisiones de carbono, Brasil no está actualmente en línea para cumplir sus metas de neutralidad de carbono. Además, a medida que aumenta la deforestación aumentan también los incendios forestales, y esto a su vez hace aún más difícil que Brasil mantenga sus compromisos.

Sin embargo, no es demasiado tarde para que Brasil se convierta en un campeón climático. Para esto, el país debe asegurarse que sus políticas lo pongan en la senda de lograr cero emisiones netas para el año 2050. Un fuerte compromiso de parte de Brasil puede ayudar a mantener la temperatura global debajo de un aumento de 1.5ºC y evitar daños irremediables al clima.

El Gobierno de Estados Unidos estará organizando una gran Cumbre climática en unas semanas. Llamemos al Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Carlos França, y al Ministro de Ambiente Ricoardo Salles, a participar en la Cumbre con compromisos nuevos y ambiciosos: ¡tuitea ahora!